Conseguir visibilidad hoy en día es más difícil que nunca.

Hay una enorme cantidad de posts, artículos, infografías, vídeos -todo tipo de contenidos. Y la mayoría de las veces, tu sitio quedará enterrado en los resultados de búsqueda para nunca jamás ser visto. Pero incluso cuando llegas a la deseada primera página de Google o Youtube, o alguien ve tu publicación en su feed de Facebook, aún así, un click no está garantizado.

Ahora, asumamos que estás entre los primeros resultados y tu título llama la atención de un usuario. ¿Qué se encontrará cuando haga clic? ¿Qué pasa si tu contenido no es lo que esperaba o estaba buscando? Incluso cuando no lo consideren clickbait, puede que no estés respondiendo a su pregunta o resolviendo su necesidad. O algo -quizás- incluso peor: han encontrado lo que querían y se han ido para nunca volver.

¿Qué hace que la gente abandone un sitio web?

Conseguir que la gente se quede en tu sitio es difícilNo se trata sólo del diseño, del contenido, de la originalidad, del entretenimiento; es todo eso y más.

Si tienes un sitio de noticias de actualidad, la gente querrá lo último, ahora mismo y rápido. Pero no sólo eso: el diseño tiene que ser correcto (sin problemas de navegación) y si es lindo y moderno, mejor.

¿Qué pasa con el contenido? No puedo decirte la cantidad de veces que me he ido de un sitio y nunca he vuelto por problemas con el contenido. Y no me refiero sólo a errores de ortografía o gramática sino a cuando te preguntas si el autor tiene la más mínima idea de lo que está hablando.

Analicemos parte por parte.

Sitios web lentos

Sabes que es verdad. Tú mismo lo haces. Si un sitio tarda “años” en cargar, aprietas el botón “Atrás” y al siguiente resultado.

Tu sitio debería cargar en unos pocos segundos.

Esto está íntimamente relacionado con el buen desarrollo web. También, nos ha sucedido que en Banzee hemos desarrollado un sitio para un cliente y tiempo después, cuando lo visitamos para echarle un vistazo, vemos que tarda un montón en cargar. ¿Por qué? Porque les damos la oportunidad de subir sus propias imágenes para personalizarlo y terminan subiendo algunas enormes que hacen que el sitio tarde más en cargar.to load.

And let’s not mention the importance of this on mobile. People have less time to wait when they’re on their smartphones.

Diseño anticuado

No feos (que también los hay y mucho) sino desactualizados. Si visitar tu sitio web es como viajar a 1998, mala señal.

Muchos clientes quieren seguir las tendencias actuales que pueden hacer que su sitio parezca cool hoy pero pasado de moda mañana. Por otro lado, hay algunos diseños que nunca envejecen. Lo mejor es escuchar a tu diseñador y echar un vistazo a sus ideas porque son ellos los que saben de lo que hablan y hacen, y los que te ayudarán a ahorrar dinero más adelante.

 

Microsoft's Metro flat design

Microsoft’s Metro flat design

Un buen diseño también transmite más confianza. Cuanto mejor sea el diseño de tu web, más confiable lo verán tus visitantes porque sabrán que te tomas en serio tu marca.

Contenido imposible de leer

Aunque en un principio no lo parezca, esto también está relacionado con el diseño, específicamente con el diseño responsive. Si tu contenido está todo junto y desordenado, los usuarios se irán.

Necesitas una estructura: para menús, páginas, artículos de blog, para cada item de contenido de la página. Si tienes un sitio de empresa/marca, la mayoría de la gente estará buscando tus productos, ofertas y promociones, o tu página de Sobre nosotros/Contacto. Si tienes un blog o sitio de noticias, las categorías. Piensa en la forma en que  navegas por los sitios web.

Y no hay nada peor, nada que de una imagen más pobre que las palabras dentro de botones que son más largas que el botón. Sabes a lo que me refiero, ¿no? Cuando ves un botón azul para twittear algo y la palabra (por ejemplo) “Compartir” está dentro del botón pero la palabra “ahora” está fuera. O se cortan las palabras y no tienes ni idea de lo que hace dicho botón.

De nuevo, escucha a tu diseñador cuando te diga que esa combinación de colores que tanto quieres no es buena idea. O acerca de tamaños de letra y tipografías. Ellos estarán pensando en el todo: en ayudar a que todos los visitantes, sin importar desde qué dispositivo vengan, puedan acceder a tu sitio y navegar correctamente.

Necesidad de registrarse para ver contenido

Como diría Luis Miguel, no sé tú pero yo… siempre me voy de un sitio si me obligan a registrarme o llenar un formulario (generalmente, con demasiados campos de información personal) para ver un contenido en particular.

¿No odias que los sitios te obliguen a rellenar un formulario para ver #contenido?

Entiendo que muchos blogs dependen de las suscripciones por emails para conseguir clientes pero demasiados te hacen clickbait sin hacerte saber que tendrás que registrarte/llenar un formulario para descargarte una guía en PDF o incluso leer un artículo.

Y si se trata de la primera vez que visitan tu web y esa es la sensación que das, muchos usuarios no volverán.

Expedia quitó un campo de datos que les estaba costando 12m al año.

El caso de Expedia es un buen ejemplo: Estaban consiguiendo muchos clicks en botones de “Comprar ahora” pero en el medio del proceso, los usuarios se iban. ¿Por qué? Porque tenían un campo extra bajo el típico de “Nombre” que era “Empresa”. Aparentemente, muchos usuarios, confundidos, introducían el nombre de su entidad bancaria; después, cuando se les pedía la “Dirección de la empresa”, la información no coincidía con la de su cuenta personal. Dándose cuenta de esto, quitaron el conflictivo campo y vieron un impresionante aumento en ventas.

Tu sitio está lleno de anuncios

Este debería ser obvio: si tu sitio está lleno de publicidad, no solo darás una mala primera impresión, también estarás afectando a la navegación.

Los anuncios deberían ser pocos y no molestar al visitante. ¿No es irritante cuando entras en un sitio y empiezas a leer un artículo solo para ser interrumpido por un anuncio gigante que cubre toda la pantalla de tu smartphone? Vale, este tipo de publicidad es aceptable pero no cuando los anuncios son tan difíciles de cerrar que terminas abandonando el sitio.

Tu contenido es barato

Hemos hablado de esto varias veces y no puedo hacer más hincapié en ello: El contenido barato puede dañar tu marca; úsalo bien porque es genial para fomentar la confianza a través del copywriting. Y por supuesto, como con todo, si parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea: el contenido barato puede terminar costándote muy caro.

Las empresas de contenido low-cost suelen contratar a gente que no son expertos en un campo en particular; algunas veces, ni siquiera son buenos redactores. Por lo que lo que consigues es contenido malo y poco interesante; contenido básico que cualquiera podría escribir; contenido lleno de errores de gramática y/u ortografía, difícil de leer; o contenido que no ayuda a tu marca porque el redactor no puede relacionarse con él y no te ayuda a encontrar una voz.

Malas traducciones

Relacionada con la anterior: no contrates a traductores no profesionales y, por favor, no uses Google Translate. Cualquiera puede copiar y pegar en y desde Google Translate o incluso hacer click en “sí” cuando Google te sugiere traducir una página. (Por cierto, ¿habrá gente que use eso? La mayoría de las veces resulta en textos incomprensibles).

Si quieres que tu sitio contenga idiomas adicionales porque estás enfocándote en distintos públicos, genial. Pero contrata a traductores profesionales. Con esto no quiero decir titulados sino gente con gran conocimiento del idioma y que sepa transmitir tu mensaje.

Esto también es importante: podrías contratar a un traductor jurado incluso aunque no lo necesitaras, pero la persona podría sentirse totalmente perdida traduciendo textos de marketing. Necesitas que sepan de lo que están hablando.

No hay llamadas a la acción

Si estás tratando de vender algo, la cosa se vuelve más fácil. Toda landing page tiene al menos una call-to-action. En general, es un botón de “Comprar” o “Descargar” con un espacio prominente en la página.

Cada página de tu sitio debería tener una call-to-action.

Sin embargo, cada página de tu sitio debería tener una llamada a la acción. ¿Qué podemos hacer con posts o artículos de blog? Bueno, el botón “Compartir” es la opción obvia para conseguir que tu contenido alcance una audiencia más amplia. Pero muchas veces, incluso aunque les haya gustado lo que leyeron, la gente no lo comparte.

Por lo menos podríamos intentar que esa persona pase más tiempo en nuestro sitio insertando enlaces a más contenido -esperemos- interesante. Idealmente, relacionado con los temas que estábamos tocando. Y hablando de relacionados, eso es algo que logra que la gente siga haciendo clic: contenidos relacionados debajo o junto al texto.

Finalmente, una sección de comentarios es una buena idea para hacer fluir la conversación, ¡y a la vez los usuarios te están ayudando creando nuevos contenidos!