Siempre hablamos de la importancia de que la agencia de desarrollo y los clientes trabajen juntos para obtener los mejores resultados, que hablen, que los clientes propongan pero también escuchen nuevas propuestas y otras opciones que pueden ser más aptas. Antes de cualquier proyecto, incluidas las landing pages, es necesario tener en cuenta ciertos aspectos, que intentaremos exponer a continuación:

¿Cuál es tu objetivo? ¿Y tu audiencia?

¿Cuál es (o son) el objetivo de tu landing page? Antes que nada, tenemos que saber qué se quiere conseguir con la landing page: destacar un nuevo producto o promoción, anunciar el lanzamiento de una web o app, conseguir descargas o nuevos registros de usuario, etc. (Más info en ¿Por qué necesito una landing page?)

El objetivo tendrá una relación directa con el call-to-action (llamada a la acción o CTA), generalmente representado por un botón, pero también puede tratarse de un campo de suscripción o un formulario.

Esto va mano a mano con la audiencia: ¿cuál es tu público? Gracias a esto sabremos tanto cómo diseñar la landing page, qué tipo de textos usar (¿formal o informal? ¿está dirigido sólo a mujeres?) como también la forma en que redactaremos los anuncios de pago. ¿Cómo buscan tus usuarios? ¿Qué tipo de palabras clave van a usar para llegar a tu página? ¿Qué se esperan cuando hagan click para visitar?

El tipo de audiencia también implica saber los dispositivos desde los que pueden visitarte, aunque hoy en día debemos estar preparados para todo y por lo menos, tener una página adaptada a PCs, smartphones y tablets (responsive) y que funcione en los navegadores más comunes. Generalmente se trata de las versiones más nuevas y actualizadas, pero más de una vez nos hemos encontrado con clientes que utilizan versiones obsoletas y que quieren que sus desarrollos se vean perfectos en dichas versiones porque suponen que sus usuarios o clientes, a su vez, las utilizan.

SEO y nombres de dominio

Las palabras clave son importantes en varios lugares: los anuncios de pago, los textos de la web (tanto los que se ven como los que no) y por supuesto, la dirección de tu página, la URL o dominio.

En Banzee, también nos encargamos del registro del dominio de tu web.

Una landing page puede ser una página más de tu sitio, dentro de un dominio ya existente (también puede ser un subdominio), pero quizás quieras tener un dominio separado para diferenciarla del principal y aprovechar la oportunidad de crear un dominio nuevo y específico.

Hay que tener en cuenta si vas a querer un nombre de dominio largo, corto, en inglés o español… todo dependiendo de tu audiencia y de las palabras clave que van a usar para buscar. También nos hemos encontrado con clientes que querían nombres de dominio con Ñ, algo que es posible pero que implica un par de retoques extra para que todo funcione bien.

Si no estás seguro de algo, busca asesoramiento.