Facebook está “obligando” a todas las empresas, marcas y creadores de contenidos a estar ahí, y ahora no quiere que los usuarios abandonen la red nunca. Con sus mil millones y medio de usuarios, la red quiere convencernos de que movidas como Instant Articles son a favor del usuario, para que la gente no tenga que esperar 8 segundos (¡8 segundos!) a que cargue un artículo externo; si puede leerlo directamente en Facebook, todos contentos, ¿no? No. ¿Qué pasa con las pequeñas empresas?

Facebook, ¿la causa de muerte de los creadores de contenidos?

No afecta sólo a PyMEs, sino a los mismos bloggers y creadores de contenidos. Si escribo algo, es para que lo lean. Si quiero promocionar mi nuevo producto, es para que lo compren. ¿Qué pasaba antes? Lo publicabas en tu web, lo twitteabas, lo compartías en Facebook como un post normal. El problema es que los dichosos algoritmos iban haciendo que cada vez menos gente viera tus contenidos: Tanto Twitter como Facebook introdujeron el timeline/feed no cronológico para mostrarte lo que ellos creen que quieres ver. Tu post quedaba enterrado en el cementerio de publicaciones.

Decidiste meter mano en el bolsillo y pagar por publicidad. Ya sea en Google Adwords o en alguna de las redes de las que hablábamos. Esta opción sigue vigente pero no puedes estar promocionando cada post que publicas; el “alcance orgánico” también tiene que darte algo a cambio. Facebook está totalmente de acuerdo: quiere darte toda la visibilidad que pueda… Por eso ahora quiere que publiques directamente en Facebook.

Adiós a los blogs

Escritora blogger

Al menos, fuera de Facebook. Si aún no sabes lo que es Instant Articles, en resumidas cuentas se trata de una opción que permite escribir y publicar artículos directamente en Facebook, algo así como LinkedIn Pulse, aunque esta última también está preparando algo más parecido aún a la propuesta de Facebook.

¿Qué logra Facebook con esto? Que la gente no abandone jamás su red para hacer clic en un enlace que lleve a los usuarios a otras webs. ¿Qué ganas tú? Nada más que la visibilidad de tu artículo ya que la gente lo leerá y pasará a otro o a seguir navegando por Facebook.

Es cierto que si estás promocionando un producto es probable que un usuario interesado vaya a buscarlo directamente a tu web, tienda, etc. Pero tendrías que hacer promoción pura y dura. Para los creadores de contenidos que lo que intentan es atraer a la gente con temas relacionados con su área de trabajo, para los bloggers que sólo quieren opinar, para los articulistas, ahí se queda. En Facebook.

 Facebook está construyendo un muro a lo Trump a su alrededor para que nadie quiera o pueda salir.

Instant Articles empezó con grandes periódicos como The New York Times -periódicos que hoy en día se están preguntando (como se evidencia en artículos de The Guardian) si es buena idea dejar que una empresa se coma a la prensa. Otros grandes medios online como Buzzfeed ni lo dudan y explotan al máximo su relación con la red. ¿Por qué? Porque tienen tratos directos con Facebook, revenue share deals, literalmente acuerdos de reparto de ingresos. Ahí sí que se quedan todos contentos.

Pero como siempre, esto sólo sucede con grandes empresas, grandes medios que ya tienen fama, publicidad e ingresos. Nosotros -te incluyo ya que seguramente por algo estés leyendo esto- nos vamos enterrando cada vez más en ese océano de posts. O estás adentro (lo que no te sirve de nada) o estás afuera (y nadie jamás te leerá). Eso están proponiendo Facebook, LinkedIn y, próximamente, el resto de redes.

El futuro de las pequeñas marcas y empresas en redes sociales y el de los creadores de contenidos en la web es cada vez más incierto. Ya veremos si los grandes periódicos se enfrentan a Facebook para rescatar a la prensa tradicional o terminan cediendo y siendo engullidos por ella como los usuarios comunes por las redes como hablábamos en el artículo anterior.

Si lograste encontrar este artículo en el océano de posts -y te pareció interesante-, ¡no te vayas sin dejar un comentario y/o compartirlo!