Conseguir nuevos clientes es vital para el desarrollo y sostenibilidad de cualquier empresa, particularmente para las PYMEs. Y muchas veces, ¡se trata de lo más difícil! Sueles pensar: Tengo un buen producto/ofrezco buenos servicios y mi atención al cliente es fantástica; ¿por qué no tengo más clientes?

A veces simplemente se debe a la competencia agresiva, en especial en ciertos campos; es complicado competir contra los “grandes”. En otros casos, eres tú el que está fallando. No quiero decir tú como persona o como jefe pero quizás sí tu estrategia de marca. Aquí van algunas recomendaciones de nuestra parte.

Ten un plan antes de acercarte a clientes potenciales

Antes de empezar a contactar clientes potenciales como loco, debes tener claro y definir tu plan: ¿Cuáles son tus objetivos? ¿Tienes una fecha límite? ¿Qué canal/es vas a elegir?

Parece básico pero mucha gente se lo salta y las respuestas a estas preguntas te ayudarán a marcar tu público objetivo. Y los canales que elijas tendrán mucho que ver con esa audiencia: dónde están, qué están diciendo y qué necesitan o están buscando.

La pregunta del millón: ¿Cuáles son los mejores canales? Todo dueño de empresa se lo pregunta alguna vez. Las PYMEs generalmente optan por el networking cara a cara dejando el marketing digital de lado cuando probablemente se trate del mejor canal para ellas. Y no solo estamos hablando de redes sociales sino también de la importancia de una fuerte presencia online a través de un sitio web bien diseñado (hacemos hincapié en esto casi en cada post porque no nos cansamos de remarcarlo).

Diseño web y social media

Un buen sitio web te ayudará a atraer a clientes potenciales, por ejemplo, a través de suscripciones a newsletters o de formularios. También te servirá como un escaparate virtual; un lugar donde puedas mostrar lo que realmente estás ofreciendo, lo que te diferencia del resto y las razones por las que deberían elegirte a ti.

Las técnicas de SEO te ayudarán a incrementar tu tráfico pero éste debería ser aplicado al marketing de contenidos ya que las viejas prácticas de posicionamiento no solo pueden traerte penalizaciones por parte de los buscadores sino que también suelen dar una mala impresión (y créeme que es lo último que quieres porque hará que aquellos clientes potenciales no vuelvan más).

Volviendo a las redes sociales, sí, deberías estar presente. No en todas -enfócate en algunas de ellas- pero asegúrate que las que elijas, las mantienes al día. Y aprovéchalas al máximo, con atractivas imágenes de tus productos y/o servicios. Si necesitas ayuda, pídesela a tu agencia de diseño.

Ah, y otra cosa: ponte en contacto con una empresa de desarrollo (Banzee o la que más te guste o creas que entiende lo que necesitas ¡pero ojalá seamos nosotros!). ¿Por qué? Porque esos templates (plantillas) que hacen que tu sitio sea casi igual a otros mil no te ayudarán ni a aumentar tu visibilidad y mucho menos a mejorar tu reputación.

La gente sí juzga a los libros por sus portadas y más en internet.

¿Dudas? ¿Preguntas? Déjanos un comentario o ponte en contacto por redes sociales.